Cómo bloquear el correo no deseado (spam) en Gmail

Para mantener una cuenta bien organizada, en este tutorial vamos a explicar cómo bloquear el correo no deseado (spam) en Gmail, con una serie de consejos que os ayudarán a mejorar la seguridad y por supuesto también la usabilidad de tu correo Gmail.

El correo spam en Gmail

Cuando creamos una cuenta de Gmail, automáticamente se crean también una serie de carpetas que tendremos por defecto, como puede ser la carpeta Recibidos, la Papelera o, la que nos ocupa en este momento, la carpeta Spam.

En ella van entrando de forma automatizada todos aquellos correos electrónicos que pueden ser considerados no deseados, y lo cierto es que Gmail funciona muy bien en ese sentido, pero hemos de tener en cuenta que no siempre lo va a adivinar, por lo que en ocasiones nos encontraremos con correos electrónicos de spam en la carpeta Recibidos, de la misma forma que, en alguna ocasión, podemos ver que entran correos que para nosotros son importantes en la carpeta Spam.

Es por ello que es de necesidad conocer el lugar al que tenemos que acceder con cierta regularidad para rescatar aquellos correos  que hubiesen podido caer allí por error.

Consejos para bloquear el correo no deseado en Gmail

Si mantenemos una buena prevención, es mucho más complicado que acabemos recibiendo correo no deseado, y para ello deberemos reservar al máximo nuestra cuenta de correo electrónico, evitando facilitarla a desconocidos o páginas que puedan acabar vendiéndola para enviarnos publicidad y, por supuesto, también intentos de estafa.

En ese sentido, en el momento en que recibamos un correo electrónico de spam en la Bandeja de entrada o carpeta Recibidos, deberemos acceder a él, y en la parte superior observaremos dos botones, uno con una señal de exclamación y otro con un cubo de basura.

Cómo bloquear el correo no deseado (Spam) en Gmail

Si hacemos clic en el cubo de basura, únicamente borraremos ese mensaje que acabará en la Papelera, pero si lo que queremos es deshacernos de él y marcarlo como spam para que entre dentro de los registros de posible spam de Gmail, tendremos que pulsar sobre el botón de la izquierda con el signo de exclamación.

De esta forma el mensaje se dirigirá a la carpeta Spam, a la vez que Gmail sabrá que ese remitente es no deseado para nosotros, por lo que lo tendrá en cuenta a la hora de que entren otros mensajes del mismo.

Otro truco sería crear un filtro para enviar a Spam de forma automática, pero ahí ya nos tendríamos que ceñir a direcciones concretas, por lo que la primera opción es más efectiva.

Deja un comentario